El fin de los tiempos.

Nuestra generación está siendo testigo de un tiempo único en la historia de la salvación. El fin es evidente.  Todas las señales que vivimos hoy indican que la Segunda Venida del Señor Jesucristo y el Juicio Final están más cerca que nunca.

El centro del reloj profético de Dios es la nación de Israel. Son precisamente los últimos acontecimientos en Tierra Santa los que me han impulsado a divulgar este mensaje sobre el fin de esta era tal como la conocemos. No seamos engañados por falsos profetas que se dedican a extorsionar a los fieles con mensajes pseudoapocalípticos, o tientan al Altísimo proponiendo fechas. Escrito está en las Sagradas Escrituras que nadie sabe la hora o el día, ni siquiera el mismo Jesucristo (San Mateo 24:36).  Todo lo que podemos hacer es, bajo la luz de las Sagradas Escrituras, analizar el tiempo presente y descrubrir los signos y las señales del fin de los tiempos.

Anuncios